Una puesta a punto, periódica de tu coche puede alargar la vida del mismo y prevenirte de un susto innecesario. Revisar los niveles del vehículo de vez en cuando puede librarte de costosas reparaciones y posibles accidentes.

¿Qué debes revisar?

- Lavaparabrisas y limpiaparabrisas: vigila el nivel del agua y revisa el estado de las escobillas.
- Neumáticos: comprueba el dibujo y la presión, y realiza periódicamente el equilibrado y paralelo.
- Batería: vigila el nivel de líquido de los vasos y mantenla limpia y seca.
- Frenos: vigila el nivel del líquido de frenos, comprueba el recorrido del pedal, chequea el desgaste de las zapatas y asegura la tensión del freno de mano.
- Aceite: vigila el nivel de aceite y revisa el estado del filtro del aceite.
- Luces: comprueba el funcionamiento de las luces y revisa el estado de ls cristales.
- Refrigeración: comprueba el estado de la correa de la bomba del agua y revisa el nivel del líquido de refrigeración.
- Suspensión: chequea el estado de los amortiguadores y muelles.
- Encendido: vigila el estado del filtro del aire y revisa el estado de las bujías, condensador, etc.

Ciertas comprobaciones puedes hacerlas tú mismo, pero si prefieres que lo haga un profesional, llévalo a tu mecánico de confianza.


Recuerda que, no sólo debes realizar una pequeña puesta a punto a tu coche (frenos, amortiguadores, neumáticos, baterías, aire acondicionado...etc) cuando vayas a salir de viaje, sino que deberías revisar los niveles una vez al mes, tanto si utilizas el vehículo a diario como si no.


TALLERES JL

Taller mecánico en Madrid.
"Servicio Profesional de Calidad y Confianza"







Publicado: 2 de Agosto de 2016